12 de junio de 2011

.: A tu lado y sin compromiso :.

Otro día más... Me dio un bajón de esos, entre estas cuatro paredes. Me sentía sola, sin nadie en el cual apoyarme... Llamé a mi amigo de Sevilla, y me ofreció que fuera allí una temporada para despejarme, y así encontrar un trabajo de masajista mas fácilmente que en Madrid. Que haría lo posible para que este bien.

Después necesitaba un abrazo, y pensé en robarte unos minutos, quedamos, nos vimos, nos besamos en el barrio, como siempre, y fuimos a tu piso a airear la casa, y estar cómodos.
Me dejaste las llaves de tu coche, confiando en mi, y eso que no se lo dejas a cualquiera, a parte, una vez llegados a el destino hicimos una parada y al retomar la marcha el coche salió despedido, y yo me asusté mucho. Y fui a dos por hora del susto que tenía, mientras tu me tranquilizabas y me explicabas que había pasado, y que era normal, que había soltado demasiado pronto el embrague y el pedal de freno.

Me sorprendió que fumaste sólo un cigarro, y cada vez veo que fumas menos.
Estábamos en el sofá bebiendo coca cola, a gustos juntos, reíamos... y te dije marchar a Sevilla en busca de trabajo, y me dijiste que me ibas a echar mucho de menos. Vi en tus ojos, que no querías eso, pero ahora es diferente y cada uno miramos por nosotros mismos. (Cosa que antes no hacíamos. Aprovechar nuestras oportunidades únicas en vida.)
Dijiste de que antes de que me fuera, querías despedirte de mi...

Empezamos a besarnos, a fundirnos... y finalmente abrazados con nuestros torsos al descubierto, piel con piel, abrazados, hablando, riéndonos, mirándonos, y disfrutando ese momento... acariciabas mi cara, sonreías, y se me escapo un te amo. Me miraste, sonreíste y me besaste.

Te dije que sabias mis intenciones, que yo estaba así, por estar en un futuro mejor, que tenia que centrarme en mi, y quererme un poquito más. Que si no estuvieses interesado en estar conmigo en un futuro, ni te habrías molestado en dejarme tu coche, ni en traerme a tu casa, ni en abrazarme, ni en besarme tan dulcemente, y guardarías las distancias. Me dijiste que no me confundía. Me quedé tranquila, por fin pude respirar un poco más.

Y ahora es cuando estoy a gusto, cuando veo, que me gusta preocuparme a escondidas de ti, ver que tu coche esta ahí, y pensar que estas bien, o que has salido con los amigos a pasarlo bien, que haces tu vida sin reparos de que yo piense o deje de pensar. Como a mi me gusta, con espacio, haciendo lo que nos gusta y nos completa.
Ayer yo me fui a la taberna a tocar mi música, a juntarme con mi gente... Disfruté, me sentí yo...
Pero tú estabas ahí, dentro de mi cabeza, y pensando que estarías haciendo.

Yo veo que aún tienes miedo, vas con pies de plomo, no muestras tantos tus sentimientos... pero besando y mirando, los sacas todos.

2 comentarios:

Neuriwoman dijo...

Vaya parece que tuvimos un buen domingo...me alegra. Y también que tengas esa perspectiva de trabajo y tu mente este tranquila y serena.
Besos.

NN dijo...

Me parece una buena desicion, a veces una siempre deja que la vida marcha alrededor de elloss, y creo que no esta tan biien, saludos ¡