14 de noviembre de 2010

.: ¿Destino? :.



No me puedo quejar de como me va...
He conseguido muy poquitas cosas en tan poco tiempo... Que aún ni me lo creo.
Tengo un buen trabajo, una casa donde vivir con mis peludos, inseparables.

El tiempo me ha ido poniendo en mi sitio, y... ¡pedazo sitio!

Pero lo que quiero comentar es otra historia, que a su vez de bonita... es... INCREIBLE (por lo menos para mi)

Hace algo más de 10 años, yo salía con mis amigas del pueblo, y conocí a un chico rubio de ojos azules.
Era una niña inocente, y el igual. Nos cogíamos de la mano, e íbamos al cine, a comprar chuches, a jugar al baloncesto, a pasear por el pueblo en que vivíamos... ect.
La cosa no cuajó, porque mis amigas me hicieron decidir entre él o ellas. Claro, mis amigas de toda la vida, y él de todo un verano y parte de la primavera... No podía dejar a mis amigas. Así que decidí, ir con ellas, hasta que me dieron la espalda, cuando me hicieron Reina de las fiestas del pueblo y a ellas no.

Recuerdo, que él vino a ver como me coronaban... yo sentí vergüenza, pena, y sentimientos raros de definir... Pero no me sentía nada orgullosa de tener una corona, si lo que pasaba por mi cabeza era el pedirle perdón y bailar con él.

Años mas tarde le perdí la pista, yo estudiaba fuera, y me eché un novio con el que duré varios años. Él ultimo año de estar con él, pensé en mi rubio de ojos azules... y conseguí su teléfono, y le mandé un sms. Recuperamos el contacto, y nos fuimos juntos a la piscina, estuvimos hablando, y a la noche volvimos a quedar... Yo le abracé y sentíamos los dos las ganas de besarnos, pero yo tenia novio, y él sabía que no se podía.

Volvimos a perder el contacto... (Y eso que estamos en el mismo pueblo, pero toda mi vida social la hice fuera.) Me lo encontré en la tienda en la que trabajaba, con un casco de moto, guapo, mas alto que yo... Con una mirada preciosa, un cuerpazo, y yo sorprendida al verle tan cambiado, no sabía que decirle. (Él era más bajito cuando éramos niños. de 10 años.)

Pero no supe más de él... Fue la última vez que le vi.
Supe de él por mail, se había echado novia... y yo me sentí orgullosa, pero a la vez algo triste.

Hasta este año... Cuando volví al pueblo, decidí recuperar el contacto con la gente de la infancia, y entre ellos estaba él.
La gran mayoría había hecho su vida, y mis amigas estaban con críos o embarazadas.
Así que decidí buscar a mi rubio, de ojos azules... Y lo busqué en una red social.
Ël se hizo el perfil para buscarme a mi... y yo fui quien le encontró por los apellidos y le agregué.
Curioso ¿Verdad?
Empezamos a salir por el pueblo, a actualizarnos sobre nuestras vidas, (Ninguno de los dos sin pareja.) a recordar momentos de nuestra infancia.
El caso, es que tanto tiempo sin vernos ni hablar, y realmente nos conocíamos de la A a la Z, (no habíamos cambiado.) La complicidad, y el sabernos llevar el uno al otro... la forma tranquila de hablar los dos, y de ser totalmente dos polos opuestos, en cuanto gustos. Pero él sabe de como sacarme una sonrisa, a como hacerme de rabiar, o que hacer cuando tengo la mirada perdida pensando en mis cosas.
Después de esperar el momento... más de 10 años... Nos ¡¡¡BESAMOS!!!
Y ha sido el beso más romántico, profundo, lento y sentido de toda mi vida... Igual sería porque era el beso más deseado.

Lo mejor de todo... es que esta vez, ambos nos hemos buscado para no volvernos a separar.



Viviría de nuevo estos 10 años de errores y sufrimientos de nuevo, teniendo la certeza, que al final del camino me esperas tú.

1 comentario:

Sandra dijo...

Es una historia de pelicula.....