2 de marzo de 2009

..:: El Ingeniero de caminos ::..

Este personaje es quien controla mi vida... Como si fuera un puzzle.
El Lunes pasado, estaba de bajón, sin trabajo, triste...
Pensando...  Ahora estaría con mis compañeras en el descanso, y ahora me tocaría el marrón del día. (Me encanta trabajar...)
Pienso que estoy enferma, pero sin trabajo... Es como que no tiene sentido mi vida.
Me he acostumbrado al estrés, a los resultados óptimos de última hora, a la presión...
Echo de menos mi rutina, y está semana es desconocida para mi, sin saber lo que pasará.

El Lunes pasado, cuando estaba mal... Pues iba camino a mi casa, después de intentar ir a por mi finiquito, que aún no tenían disponible.
Con unas ojeras, que parecían una autopista sobre mi cara, recorrida por lágrimas día y noche.
Me vino una gitana, vendiendo romero.
Le di la voluntad, y me quiso leer la mano, con lo que le dije que no tenia dinero, me había quedado sin trabajo, y no quería saber más desgracias.
Ella, me cogió y me dijo; ¡Ya verás cómo te da mucha suerte está ramita, y si Dios quiere, te llamarán hoy mismo de algún trabajo!
Me fui con ojos llorosos, difícil de ocultar mi mal estar en la cara, con lo que la gitana me tocó el hombro.

Siempre que me han ofrecido romero, siempre tuve suerte a largo plazo.
Y era una forma de esperanza.
Cuando llegó a casa, suena mi teléfono, me ofrecen hacer una entrevista, en la misma empresa de mi chico, pero diferente trabajo. (Yo no creo en estas cosas, pero, yo creo que la gitana me vio tan triste, que le echó la bronca al ingeniero de caminos, y se puso las pilas.)
Según mi chico, los últimos chic@s, han entrado después de un mes de la entrevista.
Seguí buscando trabajo... y me llamaron para un trabajo de fin de semana, pero era de ventas.
Seguí buscando, y me llamaron de un trabajo bastante interesante, donde pagan muy bien, y es de lo mío. 
Hoy tengo la entrevista dentro de dos horas.
¿Nervios? Sí, muchos... 
Espero superar todas mis proposiciones, encontrar una nueva rutina diaria, ser feliz, pagar mi casita... 
Y llegar a un contrato indefinido algún día, que soy muy buena trabajadora.
Y no tengo abuela, lo sé... Pero la que vale... ¡Vale!

Gracias a mis compañeros de trabajo, por llamarme para ver que tal estoy...
No sabía, que podía ser tan importante para mis compañeros de trabajo.

Ahora toca ofrecer suerte a todos vosotros

3 comentarios:

Sigrid dijo...

Bueno, con esa lluvia de llamadas que recibiste seguro que el cambio está por llegar. Ni lo dudes.

¿Qué tal la visita al "lechuga"? Esperp que se haya resuelto.

Y bueno, espero que el sofá os sirva aunque sea para dar cobijo a algún perrito que está esperando un hogar. Lo que si te aseguro que está lleno de amor, no tengo ni un mal recuerdo de él, desde el día que fuimos a comprarlo llenos de ilusión, lo que nos costó montarlo, el ver a Celta durmiendo patas arriba tan felíz... espero que no esté demasiado sucio.

Un beso

La chica de ayer dijo...

ÁNIMO ÁNIMO ÁNIMO!!!!! Ya verás que pronto estás otra vez al pie del cañón!

Mi Chica dijo...

Gracias!.Y confía en el ingeniero de caminos,:)

Un beso