4 de septiembre de 2011

.: Esperandote :.

Son las fiestas de mi pueblo, y yo estoy malita con una bronquitis aguda de caballo. Que no me he querido curar hasta que ayer vi que escupía sangre y los mocos tenían también algo de sangre. Entonces fui a Urgencias médicas, para empezar a tomarme algo ya. Pase toda la noche tosiendo, pero a eso de las seis me quede dormida.

No puedo salir, el medico me ha pedido reposo, y que me cuide. Así que aquí en censura. Sin mis perros que se han llevado a mis padres a la casa. Los echo tremendamente de menos, pero así por lo menos los pelos, no me molestan en la garganta unos días, ya que he pasado a tope el aspirador.

Mientras me ha pasado todo esto... Tú te ofrecías a llevarme a urgencias con lo que me negué y quise que disfrutaras.
Te dije que hoy me quedaba sola, te pareció buena idea, pero al final mi hermano decidió gorronear internet, y se quedó en casa. Con lo que ya te daba algo mas de respeto venirme a visitar a horas altas de la madrugada.

Y aquí estoy esperando, con la esperanza que vengas... pero me temo, que no, vendrás. Porque últimamente me has fallado con la gran mayoría de cosas, incluso con las vacaciones.
Y me duele, que era mi mayor ilusión, con la que me levantaba para trabajar... y es lo que mas me duele, que esa ilusión se ha roto en mil pedazos.
Y ahora espero, no debería pero espero... En cuanto toquen las tres me meteré en la cama... Esta muy próxima la hora...

Otra vez me quedo con las ganas, de abrazarte, de hablarte, de mirarte, de acariciarte, de besarte... Sufro, por verte feliz.
-----------------------

Al final te mandé un whatsapp y viniste a casa, medio contentillo. Me hizo gracia porque estabas para comerte a besos. Te tumbaste en mi cama hablamos, y dormimos juntos, yo deje de toser, y caí a tu lado dormida, con lo que me bajé a la cama nido a dormir y estuvimos casi todo el día juntos. Te quedaste a comer con mis padres, y dormimos la siesta, y luego te fuiste a casa. Avisaste a tu madre, que te quedabas en mi casa a dormir y comer, yo estaba preocupada, por lo que pudiera decir, pero no dijo nada. Después, al día siguiente hicimos tu matricula de estudios a distancia, y espero que tu madre se haya enterado que he sido yo la que ha movido todo para informarme de los días para que te presentarás, y mirar por tu bien, por tu futuro. Espero que mire eso, y no las tonterías que se ha sacado de mi.
Fuimos a tu casa, y nos encontramos con tus padres, les saludé, tu madre ya empezó a dar hebra conmigo... y yo no entendía nada. Pero me mostré natural, y atenta. Le hice ver que estaba detrás de ti para encarrilar tu vida.
Después te pregunté si había dicho algo, dijiste que no había dicho nada de nada.
Espero que sea así... que estés más tranquilo, y que veas que las cosas se van encauzando.

Todo saldrá bien, estoy segura de ello.

2 comentarios:

Neuriwoman dijo...

Cuidate mi ovejita y curate pronto que siempre hay final feliz, y si hace falta se reinventa. Y disfruta cada momento. Besos.

Neuriwoman dijo...

Ah..bueno, que me quede embobada leyendote. Venía a saludarte porque ya volvi de las vacaciones y me reincorporo a la blogosfera.